China se opone a proyecto de ley de semiconductores porque dará ventaja a EE.UU.

 La secretaria de Comercio de Estados Unidos, Gina Raimondo, dijo el miércoles que el gobierno chino se opone a un esfuerzo en el Congreso para impulsar la fabricación de semiconductores en Estados Unidos porque le dará a Estados Unidos una mayor competitividad.

El jueves, los legisladores estadounidenses iniciarán negociaciones formales sobre una medida de compromiso que financiaría $52 mil millones en subsidios a la fabricación de semiconductores e impulsaría la competitividad estadounidense con la tecnología china. Todavía podría llevar meses llegar a un acuerdo final.

La senadora republicana Shelley Moore Capito le preguntó a Raimondo en una audiencia del subcomité de Asignaciones del Senado sobre una historia de Reuters y otros informes de que China había estado presionando a ejecutivos, empresas y grupos empresariales estadounidenses para luchar contra proyectos de ley relacionados con China en el Congreso.

«No me sorprende en absoluto. China no quiere que aprobemos este proyecto de ley. Saben que este proyecto de ley nos permitirá superarlos», dijo Raimondo, diciendo que China había invertido 160.000 millones de dólares en la producción nacional de semiconductores. «Lo último que quieren es que invirtamos 52.000 millones de dólares».

Raimondo dijo que había escuchado los informes de que China estaba presionando a las empresas estadounidenses, diciendo que eran «profundamente preocupantes… La razón por la que China está tan en contra es porque saben lo importante que es para nosotros».

La embajada china no hizo comentarios de inmediato.

Reuters informó en noviembre que la embajada de China en Washington había enviado cartas presionando a los ejecutivos para que instaran a los miembros del Congreso a modificar o eliminar proyectos de ley específicos que buscan mejorar la competitividad de EE. UU., según las fuentes y el texto de una carta enviada por la oficina económica y comercial de la embajada vista por Reuters.

Los funcionarios chinos advirtieron a las empresas que correrían el riesgo de perder participación de mercado o ingresos en China si la legislación se convierte en ley, según el texto de la carta.

China ha dicho que se opone a dicha legislación, argumentando que aviva el sentimiento anti-China y se basa en el pensamiento de la era de la Guerra Fría.

Una persistente escasez de chips ha perturbado las industrias automotriz y electrónica, obligando a algunas empresas a reducir la producción. Raimondo y otros han dicho que impulsar la producción de chips es un problema de seguridad nacional.

Información de David Shepardson; edición de Bernard Orr
Fuente: reuters
 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.