Los roles empresariales y su valor en la Transformación Digital.

Por Carolina Moreno, directora general de Liferay para el Sur de Europa.

Los nuevos paradigmas del mundo tecnológico empresarial suponen un auténtico reto para las compañías y para los distintos roles que forman parte de ellas. La transformación digital conlleva profundos cambios en la cultura y procesos empresariales e implica e impacta a todos los departamentos. Todas las áreas que conforman una organización han de rediseñarse inevitablemente si quieren competir en la era digital y jugar un papel activo en un marco empresarial donde el cliente es el centro de la estrategia. CIO, CMO, CTO, CDO, el propio CEO…

¿Qué papel juegan y cómo se orquestan todos estos roles en el actual contexto de transformación digital?

Hace algunos años, los CIO eran los soberanos del territorio de la tecnología dentro de las compañías. Pero el actual contexto ha modificado completamente este esquema, ya que la tecnología ha dejado de ser únicamente una preocupación del departamento de TI, sino que ha pasado a ser un elemento crítico en la estrategia de todo el negocio, transformadora de los procesos internos, al servicio de la experiencia del nuevo usuario digital y aceleradora de la innovación. Por tanto, la revolución digital ha traído importantes cambios en todos los roles de las compañías, que han revisado sus papeles tradicionales para acompañar todos estos cambios corporativos.

“La revolución digital ha traído importantes cambios en todos los roles de las compañías”

Y es que el reto de las compañías a la hora de transformarse es competir con aquellas que han nacido al abrigo de la tecnología. Hemos sido testigos durante estos últimos años de cómo empresas de reciente creación, con un marcado carácter innovador y en muchos casos pocos recursos, han sido capaces de competir e incluso superar a empresas asentadas en sus mercados. Todo eso lo han conseguido porque han sabido orientarse hacia la mejora de la Experiencia de Usuario, y lo han hecho de la mano de un uso diferenciador de la tecnología; con roles menos encasillados; y con servicios o productos que han sabido satisfacer al público y darle justo lo que necesitaba, en el momento preciso y por el canal adecuado. Los directivos deben ser capaces de competir en un nuevo entorno mucho más ágil, asumiendo nuevos roles.

A día de hoy, entre las tareas que se le demandan al CIO se encuentra la de acelerar el crecimiento del negocio o ayudar a la generación del éxito del cliente. Pero estos mismos objetivos estarán también sobre la mesa del CMO, del director de Calidad, del responsable de Atención al Cliente… Porque una de las claves de la transformación se halla en que todos los departamentos colaboren internamente para servir mejor a los clientes. La estrategia digital requerirá una sinergia completa entre los departamentos de TI y de negocio, ya que es el único modo de generar experiencias digitales consistentes.

Cualquier compañía que emprenda el camino hacia la transformación necesitará adaptar su estructura para trabajar con este nuevo modelo que elimina los silos a nivel operativo y organizacional. Todos, en conjunto, orquestados bajo la figura de un nuevo CEO, cada vez más digital, deberán poner en marcha las estrategias adecuadas para hacer posible una transformación real.

Fuente: computing.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.