Las cuatro medidas de YouTube para acabar con los vídeos que enaltecen el terrorismo.

Más recursos, colaboración estrecha con agencias de contraterrorismo, reeducación de potenciales reclutas y cierres preventivos: lo nuevo de YouTube para acabar con el terrorismo en su plataforma. 

La creciente y deleznable oleada de atentados perpetrados en Francia o Reino Unido por parte de islamistas extremistas ha puesto en evidencia, una vez más, la necesidad de cortar de raíz cualquier posible foco de radicalización que pueda contribuir a generar más terroristas dispuestos a cometer semejantes actos. Uno de ellos, quizás el más importante en los países occidentales, es el mundo online y, en concreto, las principales redes sociales y plataformas de vídeos.

En esa línea, Facebook anunció recientemente que convertirá su servicio en un “entorno hostil” para los terroristas. Un paso que ahora también seguirá Alphabet, matriz de Google y YouTube, la cual acaba de prometer más esfuerzos para evitar la propagación de contenidos terroristas, de violencia extrema o que puedan generar algún tipo de rara y psicótica empatía con estos criminales.

Esfuerzos que se articulan en cuatro medidas principales, como ha informado la propia compañía, con YouTube en el epicentro de toda la estrategia. En primer lugar, esta plataforma tomará medidas preventivas contra cualquier vídeo que contenga mensajes en defensa de la supremacía religiosa (sea cual sea) o defendiendo el odio hacia otra confesión. Lo hará mediante la emisión de una advertencia especial, prohibiendo su monetización o incluyendo estos canales en su lista negra, incluso aunque no violen directamente las políticas de uso del servicio.

Asimismo, Alphabet ha prometido más recursos de ingeniería y tecnología para ayudar a identificar los vídeos extremistas, combinando a más moderadores humanos con sistemas de inteligencia artificial más avanzados. Igualmente, la compañía dará vida a nuevos clasificadores de contenido que permitirán identificar y eliminar rápidamente estos vídeos. Google, que no hace pública la inversión a realizar, reconoce eso sí que hay mucho camino todavía por hacer para evitar que esta clase de proclamas injustificables lleguen a ver la luz.

En tercer lugar, la empresa de Larry Page y Sergey Brin ampliará su colaboración con las agencias y grupos de contrainteligencia y contraterrorismo para identificar el contenido que puede ser susceptible de radicalizar y reclutar extremistas a su particular causa.

Finalmente, Alphabet también va a utilizar su propio servicio de publicidad y recomendación de vídeos para identificar a personas susceptibles de ser convertidas en terroristas -por ejemplo, al buscar contenido relacionado con el ISIS o ‘cómo formar parte del DAESH’- y redirigirlas hacia vídeos específicamente creados para hacerles cambiar de opinión sobre tan peregrina y absurda idea.

Fuente: ticbeat.com

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.