Cómo configurar el control parental en los servicios de Google

  • Saber dónde están, bloquear en remoto aplicaciones y limitar su uso son algunas medidas disponibles para los padres.

Internet está presente en la vida de millones de personas. También, por supuesto, entre los más vulnerables, los menores de edad. Un grupo especialmente protegido que, pese a todo, accede a los dispositivos móviles con relativa frecuencia y alejado, muchas veces, de las debidas medidas de seguridad. Padres y adultos que, por ignorancia o desconocimiento, dejan la supervisión de los contenidos que ven los niños para otro momento. Y, es cierto, inapropiados en muchos momentos.

Las empresas tecnológicas han procurado dotar a sus servicios digitales de medidas de control y privacidad en una respuesta a la presión y demanda popular. Cada vez más conscientes de los potenciales riesgos a los que se enfrentan los menores, tenemos a nuestro alcance diferentes opciones para establecer filtros a los contenidos. Para ser incluso más conscientes del uso de los dispositivos electrónicos, firmas como Apple o Google han desarrollado en las últimas versiones de sus sistemas operativos servicios para monitorizar la actividad. Soluciones diseñadas para que los usuarios sepan de primera mano el tiempo que dedican a internet.

Ambas compañías también han desarrollado controles parentales, que permiten, entre otras cosas, impedir que un menor compre una aplicación, restringir las búsquedas o evitar los contenidos inapropiados. Independientemente de que tus hijos sean adolescentes o niños pequeños, el gigante de internet Google cuenta con la aplicación «Family Link». Un servicio independiente que permite «establecer reglas digitales básicas» para guiar a los más pequeños «mientras aprenden, juegan y exploran» en internet. Está disponible tanto para Android como para iOS. Con la aplicación puedes crear una cuenta de Google para tu hijo/a si es menor de 14 años y usarla para añadir funciones de supervisión a la cuenta de Google actual de tu hijo.

La idea -según reconoce la compañía- es «adoptar hábitos digitales saludables». Por ejemplo, los padres pueden revisar y ver la actividad de los pequeños. Para ello, una vez descargada la aplicación en el dispositivo, aparecerá un apartado desde donde los usuarios podrán recibir información útil al respecto, tales como el tiempo de visionado de vídeos o cuánto tiempo ha estado revisando fotografías. Eso da una idea de a lo que se está dedicando el menor. Así se pueden dar consejos para que lleven una vida digital más saludable.

Bloquear aplicaciones

Desde la aplicación también se puede encontrar una opción incluso más interesante; permitir o bloquear aplicaciones que el adulto considera que no están adaptadas a su edad. La operación es sencilla porque desde una serie de notificaciones los adultos podrán aceptar o no las aplicaciones que se hayan descargado. Es una medida para protegerlos no sea que entren en algo que pueda poner en riesgo su seguridad o, simplemente, no sea recomendable para su edad. También se puede administrar comprar directas desde «apps», así como ocultar determinadas aplicaciones.

Sugerencias de servicios

Además, esta herramienta útil ofrece sugerencias y propuestas sobre contenidos, juegos y aplicaciones que pueden satisfacer la curiosidad de los más pequeños. Material didáctico muchas veces que pueden despertar su interés y, de paso, enseñarles cosas interesantes. Algunas de esas propuestas están revisadas por pedagogos y profesores.

Vigilar y limitar su uso

La decisión de entregarle un «smartphone» a tu hijo es una decisión más trascendental de lo que parece en un principio. Hay que enseñarle a usar el aparato, guiarle para que adopte buenas prácticas, educarle para que lleve un hábito saludable. No es un asunto baladí. Y ahí entra, por supuesto, un protocolo: limitarle su uso. ¿Cómo? En este caso el servicio permite establecer un tiempo máximo y una hora para irse a dormir de cara a «encontrar un equilibrio», recala la compañía. Sea para salir a jugar o para descansar, el sistema ofrece la posibilidad de bloquear el dispositivo de manera remota si es necesario.

Saber dónde están en cada momento

Otra de las grandes preocupaciones de los padres actualmente es el momento en el que salen solos. Miedos e inquietudes se funden en la cabeza de los padres, pero desde este tipo de software se puede saber en dónde están en tiempo real. Ahí ya depende de cada padre, porque hay quien considera que es una intromisión a su intimidad, pero a muchas personas les da tranquilidad. Así, desde la opción “Ubicación” se puede comprobar fácilmente. Eso sí, una obviedad; tienen que tener el móvil encima.

Fuente: abc.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.