Teletrabajo: La trinchera se traslada al hogar

El objetivo de las empresas en tiempos de coronavirus es seguir haciendo girar el mundo desde casa.

La amenaza del coronavirus ha empujado, en las últimas semanas, a que el 88% de las organizaciones a nivel mundial trabajen desde sus casas, según una encuesta realizada por Gartner a 800 ejecutivos de Recursos Humanos. No obstante, según las estadísticas de Eurostat referentes al porcentaje de trabajadores que habitualmente teletrabajaban en España en 2018 (sobre el total de la población activa, de 15 a 64 años), solo el 4,3 % de los empleados solían conectarse a distancia para desempeñar su trabajo. La oficina de estadísticas europea da los mejores porcentajes a Países Bajos (14%), Finlandia (13,3%) y Luxemburgo (11%). Este exiguo porcentaje en nuestro país se ha visto incrementado en el cuarto trimestre de 2019, según un estudio de Adecco, hasta el 7,9% del total de ocupados, lo que supone un nuevo máximo histórico y un aumento interanual de cuatro décimas respecto al año anterior.

Las cifras hablan por sí solas. El tejido empresarial español ha tenido que adaptar sus equipos, redes y formas de trabajo y preparar a sus empleados para los tiempos inéditos que estamos viviendo en un tiempo récord. “Gracias a los avances en el sector de las telecomunicaciones, se han podido llevar a cabo verdaderas transformaciones digitales” en la apurada cuenta atrás que el Gobierno dio de margen tras decretar el estado de emergencia, cuenta Joan Monrabà, director general de Colt Technology Services España. Las compañías han tenido una actividad frenética deslocalizando servicios de voz, moviendo agentes de un contact center a trabajar en remoto desde sus casas, incrementando capacidades de acceso a Internet o inventando conjuntamente arquitecturas de conectividad para permitir nuevas formas de trabajo, a menudo involucrando conexiones a los proveedores de servicios en la nube.

El tejido empresarial español ha tenido que adaptar sus equipos, redes y formas de trabajo, y preparar a sus empleados para los tiempos inéditos que estamos viviendo en un tiempo récord”

Existen dos factores, prueba irrefutable de la mejora de las telecomunicaciones antes mencionada, y que han favorecido el teletrabajo según Sergio Balcells, country manager de Welcome to the Jungle España. El primero es el despliegue de fibra óptica, que alcanza al 80% de la población y permite trabajar a distancia sin que las redes provoquen cuellos de botella. “Además, con planes de datos ilimitados, se puede acceder a redes 4G desde el móvil para teletrabajar”. El segundo es el desarrollo del cloud computing, que facilita el rápido despliegue y escalado de sistemas de colaboración y videoconferencia, mientras que las redes privadas virtuales (VPN) abren conexiones seguras a los programas corporativos. En contraposición, Balcells señala otros dos hechos que dificultan el desarrollo del trabajo remoto. Primero, el sector terciario compone la principal actividad económica en España (67% del PIB)“y especialmente, el turismo, que se basa en el trato personal y no da opción a teletrabajar”. Segundo, interviene la mentalidad y percepción sobre el teletrabajo por parte de las empresas españolas, ya que “nuestro país está por detrás de otros en cuanto al teletrabajo (un 4,3% de la población activa lo aplica)”.

Acceda al contenido completo pinchando en el PDF.

Fuente: computing.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.