Tecnologías de destrucción creativa.

Santi Ruana, CEO de IPM.

El crecimiento económico y el cambio tecnológico van acompañados por lo que el gran economista Joseph Schumpeter llamaba la destrucción creativa. Es un proceso de transición de un viejo orden llamado a ser transformado a un nuevo orden que se va erigiendo de forma autónoma. Nuevas empresas arrebatan negocio a las firmas existentes. Nuevas tecnologías hacen que las competencias y capacidades queden obsoletas.

“El crecimiento económico y el cambio tecnológico van acompañados por lo que el gran economista Joseph Schumpeter llamaba la destrucción creativa”

La historia europea nos proporciona un claro ejemplo de las consecuencias de la destrucción creativa. En las vísperas de la Revolución Industrial en el siglo XVIII, los gobiernos de la mayoría de los países europeos estaban controlados por aristócratas y las élites tradicionales, cuya principal fuente de ingresos provenía de la explotación de sus propiedades o de privilegios comerciales que disfrutaban gracias a monopolios y barreras de entrada obligados por la monarquía. Coherente con la idea de destrucción creativa, la propagación de la industria, de las fábricas y ciudades arrebataron recursos de los campos de cultivo, redujeron las rentas del suelo y aumentaron los salarios que se debían pagar a los trabajadores. Esas élites también vieron aparecer a mercaderes y hombres de negocio que erosionaron sus privilegios comerciales. Ellos fueron los claros perdedores desde el punto de vista económico del proceso de industrialización. Pero ellos no fueron los únicos perdedores. Los artesanos cuyas habilidades manuales se estaban sustituyendo por la mecanización también se opusieron a la expansión industrial. Muchos organizaron revueltas en contra, destruyendo máquinas a las que hacían responsables de la disminución de su nivel de vida. Algo parecido a las huelgas de taxistas de estos días.

Santi Ruana, CEO de IPM
                                       Santi Ruana, CEO de IPM

Ocho de las empresas con mayor valoración bursátil del mundo son empresas tecnológicas. Su capitalización combinada es de $4.7Tn. Esto representa el 30% de la capitalización agregada del resto de las 92 empresas con mayor valoración. ¿Cuál es el análisis económico de estas valoraciones extraordinarias? La respuesta tiene que ser que son monopolios. Joseph Schumpeter argumentaría que para que estas posiciones dominantes fueran transitorias y no perpetuas, es necesario que hayan nuevas incorporaciones que desgasten el negocio de estos monopolios, por lo que es preciso, de alguna forma, impedir que estos gigantes tecnológicos puedan comprar a sus competidores potenciales. Sin políticas ni mecanismos para prevenir conductas de anti-competencia, estos monopolios son inamovibles.

La digitalización, la robótica y la Inteligencia Artificial son las tecnologías más capacitadas para desmantelar y reedificar una nueva aproximación radical a nuestra forma de vivir y trabajar. Mientras el cambio tecnológico se acelera -recordemos que el ordenador personal diezmó los trabajos administrativos en aproximadamente 50 años- los avances en Inteligencia Artificial pueden aniquilar empleos de la clase media en mucho menos tiempo. Todos los avances tecnológicos generan beneficios inmensos pero también crean problemas sociales como ocurrió durante la revolución industrial.

“Todos los avances tecnológicos generan beneficios inmensos, pero también crean problemas sociales como ocurrió durante la revolución industrial”

Entramos en una nueva era extraña, donde las máquinas juegan mejor a GO que cualquier humano, donde las empresas líderes no tienen activos sino plataformas digitales, y las mejores ideas son creadas por una multitud de internautas y no por los laboratorios de investigación más avanzados. Este cambio alimentado por las nuevas tecnologías digitales requiere reconsiderar la integración de nuestras mentes con las máquinas, de los productos con las nuevas plataformas que conectan la oferta con la demanda y cómo utilizar ‘crowdsourcing’ como fuente de innovación tecnológica.

Creemos que durante 2018 y durante los próximos años este proceso de desestabilización y transformación asociado de destrucción creativa generalizado continuará generando crecimiento económico, eso significará que la parte de la ecuación de creación superará a la de destrucción en términos económicos.

Fuente: computing.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.