Tablets y smartphones conquistan la oficina.

Dick de Vaal, CEO de P2M/wePresent.

Hoy en día es bien sabido lo mucho que adora la gente a sus dispositivos móviles. Se han convertido en compañeros inseparables y han adquirido un protagonismo enorme en el día a día de las personas, hasta el punto de que no se entendería el mundo ni la sociedad actual sin ellos. Permiten hacer infinidad de cosas, desde jugar o interactuar con las redes sociales a editar imágenes o simplemente navegar por Internet. La lista de tareas que hasta hace poco se llevaban a cabo sólo con el ordenador y que ahora podemos solucionar mediante el uso de una tablet o un teléfono móvil es inacabable.

Aun así, ¿se trabaja realmente mediante la tablet o el teléfono?

Los ordenadores siguen siendo la herramienta básica de trabajo para la mayoría, pero día a día se empieza a percibir una transformación de este sector, que evoluciona sin pausa. En 2016 su venta a nivel mundial descendió un 11,8% respecto a 2015, pasando de 3.633 millones de unidades vendidas a 3.244 el año siguiente. Una tendencia a la baja que se prevé continuará hasta 2020. Este descenso de las ventas está claramente motivado por la competencia surgida a raíz del progreso de los smartphones y las tablets. De hecho, las ventas de portátiles duplicaron las de ordenadores de sobremesa, sobre todo en el ámbito profesional, puesto que cada vez son más las empresas que apuestan por un modelo de trabajo flexible. El cambio en el modelo de consumo y la competitividad están impulsando a las compañías a invertir cada vez más en la transformación digital. La previsión para 2017 es que las organizaciones gastarán 1.200 millones de dólares a nivel global en la transformación digital.

A la hora de trabajar, los dispositivos móviles están demostrando sus virtudes en una amplia gama de sectores, especialmente aquellos donde los trabajadores no están atados a sus escritorios como la salud, la educación, la hostelería o la formación. En muchos campos, el BYOD (trae tu propio dispositivo) se está imponiendo como la nueva realidad de las oficinas modernas. Los empleados a menudo usan sus teléfonos o tablets para gestionar el correo de empresa, contenidos de marketing, compartir archivos, procesos creativos, controles de ventas y demás.

Lo que se ha convertido en una realidad imparable es que la tecnología está transformando el clásico entorno de oficina en grupos de trabajo móvil.

A día de hoy, la mayoría de empleados usan sus ordenadores por delante del resto de herramientas para ejecutar sus tareas

Muchos creen que un smartphone nunca remplazará a un portátil. A día de hoy, la mayoría de empleados usan sus ordenadores por delante del resto de herramientas para ejecutar sus tareas, especialmente cuando trabajan en aquellas que requieren gran capacidad de almacenamiento de información. Pero muchos otros confían en los nuevos soportes móviles y los manejan diariamente con toda naturalidad para su conveniencia laboral. Hay que tener en cuenta que casi el 100% de los adultos en los países del primer mundo disponen actualmente, al menos, de un teléfono inteligente. También, que este es el dispositivo más utilizado para acceder tanto a las redes sociales como a la prensa digital, a la vez que el preferido para llevar a cabo la mayor parte de actividades en línea.

La realidad es que la distancia entre estos dispositivos y los ordenadores disminuye diariamente, al mismo tiempo que comparten más herramientas en común. En un mundo en el que la tendencia nos lleva a guardar la información en la nube y acceder a ella desde varios soportes, la pregunta correcta no debería ser ¿trabajo con el ordenador o con la tablet? sino ¿cuál es el dispositivo más adecuado para cada tarea u ocasión?

Fuente: computing.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.