Lenovo sufre pérdidas, aunque estabiliza su negocio de centro de datos.

La compañía pierde 72 millones de dólares entre abril y junio. En el área de PC el fabricante se beneficia de la subida de los precios medios de los equipos.

En los últimos tiempos Lenovo ha emprendido un giro empresarial para tratar de garantizar la rentabilidad futura de la compañía en un entorno donde el PC está a la baja. Por ello, la firma china, que se disputa en los últimos años la supremacía en el mercado mundial de ordenadores con HP, trabaja para ganar peso en el ámbito del centro de datos (servidores, almacenamiento, software y servicios) y de la movilidad (teléfonos móviles de la marcas Lenovo y Moto). Además, Lenovo quiere en el medio plazo depender menos de hardware, un segmento que se caracteriza por unos bajos márgenes comerciales.

En el primer trimestre de su año fiscal, terminado el pasado 30 de junio, la multinacional china reportó unas ventas de 10.000 millones de dólares, una cifra similar a las del mismo periodo del año anterior. Además, sufrió unas pérdidas netas de 72 millones de dólares entre abril y junio, las primeras que experimenta en el plazo de dos años.

La unidad de PC, la más importante por volumen de ventas, generó unos ingresos de 7.000 millones de dólares, en línea con el ejercicio precedente. Aunque se vio beneficiada por una subida de los precios medios de los ordenadores y las tabletas de casi un 8% debido a la escasez de algunos componentes. Esta situación de inflación de los equipos de informática personal se mantendrá al menos hasta finales de año, según Gianfranco Lanci, responsable financiero de Lenovo.

Por otro lado, Lenovo ha logrado estabilizar la situación en el mercado de móviles y centro de datos. En el negocio de móviles avanzó un 2%, hasta totalizar 1.700 millones de dólares. Lenovo fue capaz de poner en el mercado en el primer trimestre de su año fiscal 11 millones de smartphones de las marcas Lenovo y Moto, y creció sobre todo fuera de China, en Europa y Latinoamérica, donde avanzó un 137% y un 56%, respectivamente.

Simplificación de la oferta de servidores

Por último, la venta de equipos para el centro de datos creció un 14%. En los mercados maduros, como Europa y Estados Unidos, el gigante chino fue capaz de colocar un 11% más de tecnología que en el mismo trimestre del año pasado. Hay que recordar que a principios de verano, Lenovo redujo y simplificó mucho su oferta de producto en el mundo de los servidores, el almacenamiento y el networking para ganar agilidad y acelerar el time-to-market. En concreto, aglutinó toda su oferta en dos marcas: ThinkSystem y ThinkAgile. Además, el del pasado trimestre se trata del primer avance de este negocio desde que Lenovo compró la línea de servidores x86 a IBM, en 2014. Mirando al futuro, Lenovo espera que su negocio de centro de datos dé beneficios en dos años.

Fuente: channelpartner.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.