“La nube híbrida va a ser la cuarta gran plataforma”

Marta Martínez ha concendido a Computing su última entrevista como presidenta de la filial; acaba de ser promovida a directora general de IBM EMEA.

La nube híbrida, con Red Hat como exponente, está sirviendo a IBM para fortalecer su presencia en un escenario en plena efervescencia y seguir protagonizando las grandes tendencias tecnológicas como así viene siendo desde los albores de las TI. Marta Martínez ha concendido a Computing su última entrevista como presidenta de la filial; acaba de ser promovida a directora general de IBM EMEA.

Marta Martínez, flamante Directora General de IBM EMEA.
                                                           Marta Martínez, flamante Directora General de IBM EMEA.

IBM está siendo muy activa en la lucha contra Covid-19, ¿qué acciones destacaría por parte de su organización?

Estamos poniendo nuestra tecnología, conocimiento y experiencia en la lucha contra la pandemia en diferentes frentes. Entre ellas, destacaría el hecho de que IBM ha sido el impulsor del ‘COVID-19 High Performance Computing Consortium’, una alianza entre diferentes organizaciones, públicas y privadas, que busca agrupar una capacidad de cálculo sin precedentes y ponerla a disposición de los investigadores de todo el mundo para luchar contra el coronavirus. También hemos convocado a los desarrolladores de todo el mundo a que creen proyectos que ayuden a paliar los efectos de la pandemia, a través del desafío Call for Code. Aquí, en España, hemos ayudado a la Junta de Andalucía y al Gobierno de Navarra a crear asistentes virtuales, basados en la IA de IBM Watson, para atender a preguntas de los ciudadanos sobre la pandemia. Además, hemos colaborado con Cisco y Telefónica en un programa para facilitar capacidades de teleenseñanza a centros de toda España.

¿Están ayudando a sus clientes a pasar las cargas a la nube híbrida? ¿Qué otros servicios están facilitando?

El momento que estamos viviendo va a acelerar la transición de muchas organizaciones a la nube híbrida y a soluciones de inteligencia artificial, dos tecnologías que van a ser decisivas para que las empresas puedan acelerar su transformación y prepararse mejor. La nube híbrida aporta flexibilidad, resiliencia y agilidad operativa. La inteligencia artificial, por su parte, va a ser una herramienta clave para que las empresas puedan acelerar y escalar sus procesos de innovación. Está quedando más patente que nunca la importancia de estar al día en digitalización y en inversión tecnológica. En IBM estamos acompañando a nuestros clientes en este viaje con iniciativas como Acelera Pyme, promovida por la institución Red.es

El hecho de que Red Hat forme parte de IBM ha supuesto un gran empuje en la nube híbrida. ¿En qué aspectos superan a sus competidores?

La incorporación de Red Hat ha venido a reforzar y acelerar nuestra propia visión de la nube híbrida como el modelo que mejor puede responder a los complejos y exigentes retos de tecnología y negocio que tienen hoy las empresas. Red Hat OpenShift es la mejor propuesta para que las empresas avancen hacia arquitecturas abiertas, flexibles e integradas que permitan desarrollar aplicaciones cloud nativas listas para ejecutarse en cualquier entorno.

IBM lleva años insistiendo en que la nube híbrida es la arquitectura integrada que van a necesitar las empresas y años preparándonos, reforzando nuestras capacidades y trabajando con clientes de todos los sectores”

Arvind Krishna, CEO de la corporación, ha hablado de construir una cuarta plataforma en la nube híbrida. ¿En qué se traduce esta propuesta?

La evolución del IT empresarial ha ido asentándose en una serie de capacidades clave que han sustentado su desarrollo tecnológico e innovador. IBM ha protagonizado al menos tres de esas grandes plataformas de progreso: el mainframe, los servicios tecnológicos y el middleware. Ahora, creemos que la nube híbrida va a ser la cuarta gran plataforma, porque es el modelo que va a permitir a las organizaciones dar su siguiente gran paso de innovación, transformación y modernización. IBM lleva años insistiendo en que la nube híbrida es la arquitectura integrada que van a necesitar las empresas y años preparándonos, reforzando nuestras capacidades y trabajando con clientes de todos los sectores.

En el transcurso del último año, por ejemplo, hemos modernizado completamente nuestra cloud pública, haciéndola la más abierta y segura, hemos contenerizado nuestro middleware y estamos liderando espacios de innovación clave con todo lo que tiene que ver, por ejemplo, con edge computing, 5G o la llamada cloud distribuida, con nuestro nuevo IBM Cloud Satellite. Sumando a todo eso lo que representa la incorporación de Red Hat, IBM está preparada para liderar la nube híbrida, como esa gran nueva plataforma de innovación al servicio de los retos más importantes de los clientes.

Los ingresos del primer trimestre cayeron. ¿Piensa que en el segundo trimestre se va a agudizar la bajada debido a los estragos del coronavirus?

El contexto a nivel global es extraordinariamente complejo e incierto. Todas las economías están experimentando fuertes contracciones y es muy difícil saber cómo y cuál va a ser el ritmo de la recuperación. En ese entorno, no somos evidentemente inmunes, pero lo cierto es que nuestro modelo de negocio nos aporta un grado muy razonable de solidez. IBM, como sabes, opera en el sector empresarial y nuestras tecnologías y servicios ayudan a procesos críticos y esenciales de los clientes, en relaciones comerciales con alta estabilidad.

¿Se plantean algún tipo de desescalada gradual para la vuelta a los puestos de trabajo habituales?

En nuestro plan de vuelta a los puestos de trabajo habituales prima, por encima de todo, la seguridad y protección de nuestros empleados, clientes y socios. Desde ese principio básico, vamos a llevar a cabo, efectivamente, un proceso gradual, organizado en una serie de fases que nos irán guiando en cómo ir incorporando a nuestros profesionales a las oficinas adecuadamente.

Piensa incrementar el ratio de teletrabajadores de su compañía?

IBM lleva practicando el teletrabajo desde hace dos décadas. Es una práctica, por cierto, más cultural que tecnológica. Creo que más que a modelos rígidos, vamos a ir hacia modelos híbridos en los que empresas y profesionales combinarán con mucha naturalidad el trabajo en espacios tradicionales con el teletrabajo.

¿Cómo está viendo a sus clientes?

Creo que las empresas son conscientes de que la tecnología es parte -y muy importante- de la solución que necesitan para adaptarse a la nueva situación, asegurar la continuidad de sus operaciones y reforzar sus organizaciones. Acelerar la transformación digital, modernizar los procesos operativos, reforzar la resiliencia de sus operaciones, pasa por un reforzamiento de sus capacidades tecnológicas. Lógicamente, en este contexto de incertidumbre, las empresas van a ser especialmente cuidadosas en sus inversiones, pero eso también va a incidir en dar un impulso a los aspectos más valiosos y profundos de la transformación digital. De hecho, en IBM hemos identificado áreas de actuación clave en estos momentos, como son la resiliencia de sus infraestructuras, la ciberseguridad, el trabajo en remoto, la eficiencia operativa o el fortalecimiento de sus cadenas de suministro, y hemos preparado soluciones y capacidades específicas y en cada una de esas áreas.

¿Cómo valoraría la figura del CIO en el proceso de continuidad de negocio masivo tras el confinamiento?

Creo que una situación tan crítica como la que hemos vivido ha reforzado la importancia del CIO, porque está aportando capacidades decisivas para que muchas empresas hayan podido seguir operando. La transformación digital es la fusión casi indiferenciable entre tecnología y negocio y ahí creo que el CIO, y su visión para orquestar la adecuada arquitectura y capacidades tecnológicas de la empresa, gana relevancia estratégica.

¿Cree que la facturación de la subsidiaria se va a ver resentida?

Como con el conjunto de nuestra corporación a nivel global, no somos inmunes a la complejidad de la situación en la que estamos, pero nuestro modelo de negocio es muy sólido. También creo que estamos muy bien preparados para ayudar a los clientes tanto en el cortísimo plazo de sus retos más urgentes, como en sus retos de acelerar una transformación digital más profunda y valiosa.

¿Qué sectores cree que van a sufrir más de aquí en adelante?

Creo que, en mayor o menor medida, esta situación provocará cambios en todos los sectores. A corto plazo hay algunos que afrontan un escenario desde luego más incierto, por la propia naturaleza de su actividad, como la industria turística, y deberán hacer un esfuerzo mayor de adaptación.

IDC apunta que outsourcing y business services son las áreas que están sufriendo la crisis. ¿Está de acuerdo?

Creo que son áreas muy amplias y que hay mucha variabilidad en función del tipo de servicios. Algunos proyectos de servicios pueden haberse ralentizado, pero muchos otros se van a acelerar. El outsourcing, por ejemplo, ya no es hoy solo la mera gestión IT de una empresa, sino, al menos para IBM, un servicio de transformación tecnológica que es decisivo para que una organización pueda modernizar su entorno, reforzar su resiliencia operativa en el corto plazo y avanzar, al mismo tiempo, hacia modelos cloud, que hoy, como hemos visto, se hacen aún más relevantes.

¿Qué tecnologías de IBM están siendo más demandadas dada esta situación, y cuáles están siendo menos demandadas?

Estamos trabajando mucho en todas aquellas soluciones que permiten a empresas e instituciones dar continuidad a su negocio, especialmente en el ámbito del cloud computing y la inteligencia artificial. La seguridad, los servicios de continuidad, los proyectos de automatización y la virtualización del entorno de trabajo son otras de las áreas que están siendo especialmente relevantes para las empresas en estos momentos.

¿Qué conclusiones negativas y positivas extrae de esta situación?

Indudablemente, la situación que hemos vivido ha sido extremadamente complicada para todo el mundo. No obstante, también creo que, precisamente por esa complicación y por el esfuerzo que nos está exigiendo a todos, debemos ser capaces de que lo que hagamos nos ayude no solo a superar este momento, sino a prepararnos mejor y a reforzarnos, como empresas y como sociedad.

Se ha hecho muy evidente tanto el valor de la tecnología en un momento como este, como la necesidad de acelerar los procesos digitalización y la transformación. La tecnología nos está permitiendo ayudar a que los investigadores puedan acelerar sus trabajos contra el virus, que los ciudadanos tengan acceso a información más actualizada sobre la pandemia, que las empresas puedan seguir funcionando, o que los profesores puedan continuar con sus clases a través de la teleenseñanza. Por ello, creo que ahora es el momento de entender y aprovechar la inmensa cantidad de posibilidades que pueden generar tecnologías como cloud, la inteligencia artificial o blockchain.

Fuente: computing.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.