La GDPR beneficia a Google y Facebook.

Según confirma Reuters, la nueva ley europea de protección de datos ha puesto en riesgo la supervivencia de pequeñas empresas tecnológicas especializadas en el rastreo de personas. Por el contrario, gigantes gigantes como Google y Facebook salen reforzados en esta lucha desigual que compite por un negocio de publicidad digital valorado en los 200.000 millones de dólares.

El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), aprobado por la Unión Europea en mayo, está diseñado para proteger la información personal y obliga a las páginas web a pedir el consentimiento de los usuarios para usar sus datos personales, entre otras medidas. La habilidad de rastrear a los usuarios de Internet ha atraído a cientos de empresas que recogen los datos de usuarios de las páginas web -con o sin consentimiento del dueño de la misma página- para formar perfiles individuales de consumidores muy concretos.

RGPD plantea un reto a estos grupos, dado que ahora necesitan el permiso del usuario para recopilar sus datos. Aunque las páginas web a menudo solicitan este permiso en nombre de la empresa anunciadora, la incertidumbre sobre si cada uno de los enlaces lo hace o no, está empujando a algunas empresas a abandonar la Unión Europea por el miedo a incumplir la GDPR, según confirma Reuters.

Las preocupaciones respecto al RGDP deberían, aun así, favorecer a Alphabet Google y Facebook, puesto que sus fieles clientes son más proclives a dar su consentimiento a la hora de entrar en enlaces, permitiendo a los gigantes estadounidenses seguir recopilando y analizando una enorme cantidad de datos que cumplen con el RGPD -algo por lo que los anunciantes pagan.

Los mayores sitios de publicidad, como los diarios nacionales, también mantendrían a sus lectores y creen que podrían beneficiarse de esto cobrando más en el futuro a los anunciantes, dado que cumplirían también con las normas de protección de datos de la UE.

Fuente: channelpartner.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.