“El equilibrio entre seguridad y experiencia de usuario es la clave del éxito”

Javier Mira, CEO y cofundador de FacePhi, hace un repaso a la historia y actividad de las soluciones biométricas de su compañía.

Cotizada en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) y, recientemente, en el Euronext Growth, FacePhi ha hecho de la biometría facial su razón de ser. Dirigidas principalmente a la industria financiera, y promulgando la experiencia de usuario y la seguridad, este tipo de tecnologías facilitan la interacción con las entidades mediante la banca móvil. Partiendo de su propio algoritmo, la compañía española cuenta ya con 40 bancos en su cartera de clientes, entre los que destaca CaixaBank a nivel local, y más de 10 millones de usuarios. Su CEO y cofundador, Javier Mira, explica cómo ha ido adaptando sus soluciones para explotar en un momento en el que los pagos online y la propia biometría se han asentado y expandido por todo el globo.

¿Con su actividad, FacePhi declara la guerra a las contraseñas tradicionales en detrimento de la biometría?

Desde hace 10 años, trasladamos el mensaje de que la contraseña tiene su fin cercano. Antes, la gente acumulaba una o muy pocas claves. Pero ahora se hacen muchísimas transacciones y multitud de páginas web piden accesos de usuario, lo que ha provocado que la contraseña más utilizada en el mundo sea ‘1234’, y la segunda, ‘contraseña’. Esto es debido a que la media de claves por persona es de 25. Recordar tantas es totalmente inviable. Si a eso le añadimos el uso de dispositivos portátiles con la capacidad de reconocer caras, iris o voces, nos encontramos con que la biometría es ya una realidad más rápida, cómoda y fiable que las contraseñas. El tándem de seguridad ha cambiado.

En ese sentido también ha ayudado la legislación. La directiva europea PSD2 obliga a la autenticación multifactor. ¿Ha sido un impulso para FacePhi?

En la mayoría de los casos, la regulación va por detrás del mercado. Por ejemplo, las reglas de tráfico se fueron haciendo conforme salían los coches a la calle. Aquí pasa lo mismo, nosotros estamos utilizando esta tecnología desde hace cinco años. PSD2 mejora la seguridad con un doble factor que a día de hoy puede ser una contraseña, pero todos los clientes quieren que acabe siendo un factor biométrico. Es aquí donde vamos a notar la diferencia.

En términos de seguridad, ¿cómo ayuda la biometría a reducir el fraude?

Nuestro ratio de fiabilidad de biometría facial es del 99,998%. Gracias al deep learning, al machine learning y a la inteligencia artificial todas estas tecnologías han evolucionado muchísimo en el último año. Con lo cual,  mejoran la seguridad. Cada vez intentamos ponérselo más difícil a los que cometen fraude. Es cierto que la seguridad 100% no existe, pero empieza a ser muy complejo entrar en un sistema de detección de rostros. Además, somos capaces de identificar, con ratios muy altos, que no tratan de engañarnos con un vídeo o una fotografía. Sabemos que la persona que realiza la transacción es realmente el usuario autorizado. Esto supera a todos los sistemas antiguos.

Lea la entrevista completa en este enlace

Fuente: cso.computerworld.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.