Criptodivisas, antídoto tecnológico a la incertidumbre económica

  • «La revolución digital ha reinventado por completo las estructuras sobre las que se sustentaba la sociedad no hace mucho tiempo», reflexiona el autor

La revolución digital ha reinventado por completo las estructuras sobre las que se sustentaba la sociedad no hace mucho tiempo. La hiperconectividad, la globalización y la aparición de infinidad de nuevas herramientas ha supuesto también un antes y un después en la economía.

Desde los niveles más sencillos y utilitarios para el gran conjunto de la población, como puede ser la digitalización de los servicios bancarios a, en última instancia, la estimulación de activos financieros alternativos frente al dinero tradicional, como las criptodivisas. Este nuevo marco ha abierto mercados cada vez más novedosos y accesibles sobre los que se avanza e innova con reseñable impacto.

En la perspectiva del inversor, es innegable que el abanico de oportunidades que se le presentan en este momento es muy amplio, lo que beneficia a un mercado más plural. La revolución digital conduce al crecimiento económico dado que, ha traído consigo una mayor y variada oferta que lleva ligada la mejora de la productividad y esto, en última instancia acaba repercutiendo para bien en las inversiones.

Y es que la verdadera revolución viene de la mano de esta tecnología «blockchain», que permitirá -además de crear un nuevo modelo de banca- por ejemplo, cambiar el sector energético en el que cada uno pueda generar su energía y venderla al mercado, o en administraciones públicas, digitalizar el voto y crear procesos participativos. Su capacidad de encriptación y seguridad es un factor clave y determinante.

Aunque no solo esta circunstancia está elevando la relevancia de las «criptos». Momentos de crisis e incertidumbre derivados de la pandemia del Covid-19, también refuerzan la apuesta por estos nuevos activos. Ahora cuando más importante está siendo la tecnología para que la sociedad avance, el Consejo de Estabilidad Financiera también apunta en esa dirección y ha lanzado recomendaciones sobre «stablecoins», para realizar una correcta supervisión ante el impulso de dichos activos en estos momentos.

El futuro camina en esa dirección. La consolidación de la tecnología favorecerá el aumento de inversiones y mercados alternativos. No obstante, es necesario trabajar en paralelo desde las administraciones para crear un marco regulatorio que delimite y exponga claramente las normas. Esa será la solución para que la sociedad deje de verlo como finanzas volátiles y así posicionarlos como referencia en la actividad inversora. La tecnología trae nuevas oportunidades y demuestra su potencial. El marco regulatorio dotará de la seguridad necesaria. La sociedad, con tiempo de adaptación, lo situará a la vanguardia del sector.

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.