Bienvenida a CADE Ejecutivos 2021

Por Elena Conterno, presidenta de IPAE Asociación Empresarial.

Toda madre, todo padre, desea el bienestar de sus hijos: que puedan educarse, tener salud, así como oportunidades de empleo. El Perú venía avanzando hacia ello. En los últimos 30 años, con estabilidad macroeconómica y reglas de juego claras, pudimos dinamizar de manera importante la inversión privada y ello trajo millones de empleos que permitieron reducir la pobreza de 60 a 20% e ir consolidando una nueva y más amplia clase media. Es decir, la vía de transmisión de bienestar a las familias vía inversión y empleo venía funcionando.

El dinamismo de la economía permitió además multiplicar el presupuesto público por cinco, y ello debía traducirse en buenos servicios, en particular de educación y salud. Lastimosamente, esta segunda vía de transmisión de bienestar a las familias venía fallando. De hecho, solo una fracción de alumnos alcanzaba los conocimientos requeridos de comunicaciones y matemáticas y solo la mitad de pacientes recibía las medicinas recetadas cuando acudía a una posta médica.

Tuvimos además la pandemia, con severos costos en vidas humanas, disminución de empleos y pérdida de aprendizajes. Frente a esa realidad con la que recibimos el bicentenario, tocaba retomar y potenciar la dinámica económica, así como reformar al Estado, poniendo al escolar, al paciente, a los niños, a las familias, en el centro de las decisiones. Lamentablemente, hoy se ha frenado la inversión. Para el 2022, estimaciones señalan que la inversión caerá, y con ello también lo harán las oportunidades de empleo. Es decir, se ha parado la primera vía de transmisión de bienestar.

El panorama también es preocupante para los derechos a la educación y a la salud. Hoy las escuelas están cerradas y las familias ven con temor intentos de retroceder en la ruta hacia una educación de calidad. Así, la segunda vía de transmisión de bienestar está en riesgo de presentar retrocesos.

Además, lo que los peruanos y peruanas dábamos por garantizado, de tener una democracia en que se respete la Constitución, la libertad de prensa y la institucionalidad de las Fuerzas Armadas, se ha visto amenazado.
Como IPAE Asociación Empresarial, hoy hacemos una invocación a todos los líderes empresariales, de la sociedad civil, del sector público, de los partidos políticos, de los medios de comunicación -a los líderes del norte, del centro, del sur, del oriente-, a trabajar juntos en impulsar
el desarrollo del país.

A escucharnos más, así como evitar enfrentamientos y polarización entre peruanos. A dejar atrás los malos nombramientos, el doble discurso y las amenazas a la institucionalidad. A poner el Estado al servicio de los ciudadanos, y no de partidos políticos, sindicatos o amigos.
Desde IPAE, como miembro activo de la sociedad civil, renovamos nuestro compromiso de seguir impulsando un Perú desarrollado, lo cual requiere una institucionalidad sólida, crecimiento económico sostenible e inclusivo, así como educación e igualdad de oportunidades. Las madres y los padres del Perú queremos que nuestros hijos tengan oportunidades, y las tengan aquí, en este país.

Enfoquémonos en la agenda que hará ello posible, que es además la agenda que demandan los ciudadanos, y son las dos vías de transmisión de bienestar a las familias: reactivación de la inversión privada y generación de empleo, así como servicios públicos de calidad. Y hagámoslo
respetando la institucionalidad. Devolvamos a los jóvenes peruanos la esperanza de un país unido y con oportunidades.
Defendamos juntos su futuro.

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.