¿A qué edad pueden los niños tener su primer teléfono móvil?

Los expertos apuntan que hasta los 16 años los menores no deberían tener «smartphone»

Expertos y padres no se ponen de acuerdo en la mejor edad para dar su primer móvil a los niños: mientras que los primeros la establecen en los 16 años, la realidad es el porcentaje de menores propietarios de móvil crece de forma acelerada a partir de los 10 años.

Según destaca la agencia Adglow, la mitad de los niños con once ya posee teléfono propio, lo que aumenta hasta el 75% para los de doce, y con catorce años ya nueve de cada diez poseen uno.

Cada niño es diferente, como destaca la psicóloga y experta en adicciones tecnológicas Gabriela Paoli destaca, y dependiendo de una serie de factores el momento en el que regalar su primer móvil varía.

Paoli cree que es importante no sucumbir a la presión de los hijos, que intentarán conseguir un «smartphone» bajo el conocido: «¡Es que todos mis amigos lo tienen!». Tiene que ser una decisión meditada de los padres, en la que deben analizar si el niño está preparado para esta responsabilidad, como explica en un comunicado.

Otro aspecto importante es preguntarse para qué necesita el móvil. Si es como medio para relacionarse, para divertirse, para quedar con los amigo o para que los padres puedan controlar dónde están los hijos. «Es clave plantearse el uso que se le va a dar al dispositivo y ver si es realmente necesario», apunta la experta.

Asimismo, es conveniente que la persona que les de su primer móvil sean sus padres, «no un familiar o amigo», apunta Paoli. Ellos, además, junto con el niño, tendrán que establecer las pautas de uso correcto y responsable del móvil. «Debe quedar claro desde el primero momento en el que el niño tiene móvil es que es suyo, pero no es privado».

Paoli explica que es necesario tratar temas como la privacidad, intimidad o el respeto. Por otro lado los padres tienen que elegir un dispositivo que sea adecuado y seguro para su edad. Es importante configurar con ellos el dispositivo a la vez que controlar las aplicaciones que se descargan y los perfiles en redes sociales que tengan.

Por último es importante que los padres prediquen con el ejemplo, es decir, es necesario que existan momentos de desconexión digital en casa. Fomentar los momentos familiares y practicar el «modo avión» para asegurar la salud digital de la familia.

Fuente: abc.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.