Xerox versus HP: Crónica de una fusión imposible

La pandemia del coronavirus ha sido el argumento definitivo que ha truncado la oferta de fusión con HP por parte de Xerox, y no las permanentes negativas de la junta directiva que encabeza el español Enrique Lores a la presión permanente de su competidor.

Han sido cinco meses de tira y afloja, cinco meses sin tiempo para respirar. De un lado, una compañía ansiosa de captar el negocio de su competidor y fu­sionarse para salir a flote en un mercado deca­dente como el de la impresión. De otro, la líder del mercado PC y de las impresoras, importante player en impresión 3D…

Todo aparentaba ser un otoño plácido, mien­tras que se fraguaba una operación de asalto a la que no resultaba fácil darle crédito. Parecía inaudito que una organización de menor enti­dad se atreviese a lanzar tal órdago. El pez chico trataba de comerse al grande, pero ¿corría el ries­go de atragantarse? En esos momentos, el valor de mercado de HP era de unos 27.000 millones de dólares, mientras que Xerox solo ‘valía’ 8.000 millones. Además, muchos analistas cuestiona­ron cómo Xerox, que había terminado el trimes­tre anterior con solo 2.700 millones de dólares en efectivo y equivalentes, podría asegurar la financiación para mantener su oferta inicial de 33.000 millones de dólares.

Desde el principio, HP consideró insufi­ciente esta oferta que se traducía en 22 dólares por acción, incluyendo 17 dólares en efectivo y 0,137 acciones de Xerox por cada acción de HP. La rechazó de plano afirmando que in­fravaloraba la compañía y no era en el mejor interés de sus accionistas. También acusó al inversor activista Carl Icahn, que posee una participación más grande en Xerox que en HP, de diseñar el acuerdo para su propio beneficio.

Los pretendientes tenían su dote asegurada, Xerox anunció en enero que había conseguido 24.000 millones de dólares en fondos de Citi, Mizuho y Bank of America, lo que le daría su­ficiente liquidez para cumplir con la parte en efectivo de la oferta. Pero esta jugada aumenta­ría significativamente la deuda a largo plazo de Xerox, “que pese haberla reducido un 24% du­rante el año, se situaba en los 3.200 millones”, como alegó Leo Sun, un influyente accionista de HP que se mostró muy crítico con la OPA y que terminó desprendiéndose de sus acciones.

Los pretendientes tenían su dote asegurada, Xerox anunció en enero que había conseguido 24.000 millones de dólares en fondos de Citi, Mizuho y Bank of America”

Así argumentaba: “Es probable que muchos inversores de HP, incluido yo mismo, favorez­camos una oferta en efectivo en torno a los 20 dólares sin ninguna acción de Xerox. Sin em­bargo, las finanzas de Xerox sugieren que no puede permitirse aumentar significativamente la parte en efectivo de su oferta y que todas las ofertas futuras podrían financiarse en las accio­nes de Xerox”. Y auguraba: “Como resultado, la oferta pública de Xerox, que requiere que el 80% de los inversores de HP liciten sus accio­nes, probablemente fracasará”.

Aunque el negocio PC de HP se mantenía esta­ble favorecido por la actualización de Windows 10 y por una demanda aceptable de equipos 2 en 1 y de gaming PC, la situación del mercado de impresión se estaba agravando, con una caída del 6% en el úl­timo trimestre de 2019 y, especialmente, del 9% en la venta de impresoras debido al recorte de los pre­supuestos de las compañías y al alargamiento de los ciclos de actualización de equipamiento. Otro revés vino de los ingresos de suministros de im­presión, un segmento que da mayor margen, pero que se deslizó un 7% por el desgaste de los compe­tidores genéricos, más baratos y atractivos para el consumidor. En consecuencia, el área de impresión que representa el 59% de su negocio, cayó un 8%. La firma que dirige el español Enrique Lores tiene en marcha un programa de suscripción de Instant Ink (entrega de cartuchos bajo cuota mensual) con el que espera revertir la situación.

Icahn, sale a escena

Pero a Xerox todos estos inconvenientes no le arredraban, sino todo lo contrario, convencida de que la compañía combinada generaría al menos 2.000 millones de dólares en sinergias en los primeros 24 meses y que la fusión de los dos negocios de impresión darían como resul­tado “un jugador formidable” a través de “eco­nomías de escala”. Pero, claro, endosando una deuda superior a los 30.000 millones de dóla­res. Y para más inri, los analistas esperan que el negocio de Xerox caiga un 4% a finales de año. Por tanto, fusionar dos negocios que van a la baja resultaría, cuando menos, “arriesgado”.

Y Xerox, erre que erre, con John Visentin lan­zando andanadas a la dirección de HP y con Ica­hn tratando de convencer a los accionistas con una misiva persuasiva y promesas de rentabilidad y de crecimiento futuro. La oferta subió en enero hasta los 35.000 millones y, en último término, se fijó en 36.500 millones. Como moraleja, no fueron accionistas, ni directivos agresivos los que escribieron el último capítulo del culebrón, sino la pandemia de coronavirus, como un telón os­curo que ha frustrado cualquier posibilidad de seguir adelante con esta aventura.

Fuente: computing.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.