Wallapop y Vibbo, dos grandes caladeros de datos para los cibercriminales.

Al navegar por estas aplicaciones accedemos a una gran cantidad de información privada sobre cualquier persona que no debería estar al alcance de todo el mundo.

Los marketplaces de compra y venta entre usuarios en Internet como pueden ser Wallapop o Vibbo se han convertido en un caldo de cultivo para los cibercriminales. Al menos así lo apunta un estudio de Panda Security, que cuenta cómo a través de técnicas de ingeniería social los delincuentes recopilan datos para utilizarlos en forma de chantaje y monetizarlos.  Este método, apuntan los expertos de la compañía, supone además un punto de entrada a la vida física de cualquier persona ya que con la información robada  se pueden prever patrones de conducta, lugar de trabajo e incluso dónde ha aparcado alguien el coche.

Uno de los riesgos que pone de manifiesto la firma especializada en ciberseguridad es que al navegar por estas aplicaciones accedemos a una gran cantidad de información privada sobre cualquier persona que no debería estar al alcance de todo el mundo.  Por ejemplo, si un usuario quiere vender su coche puede llegar a cometer el error de no borrar el número de matrícula o dejar muy claro el lugar donde está aparcado.

Como consejos primordiales, la organización explicita que “es muy importante no dejar pistas de quiénes somos en Internet”. Y, sobre todo, evitar que lo que tenemos en redes sociales y en páginas de venta no permita obtener información sobre nosotros o nuestros familiares. “Por ello, hay que crear perfiles con pseudónimos distintos para cada página de venta, así como evitar siempre la geolocalización”.

Fuente: cso.computerworld.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.