Un 64% de los usuarios de IoT declara fallos continuos.

El 52% de los consumidores usa de manera habitual dispositivos con tecnología de Internet de las Cosas.

Más de la mitad de los consumidores de todo el mundo (52%) usa de manera habitual dispositivos para Internet de las cosas (IoT) y, de este total, el 64% declara haber tenido problemas con ellos, básicamente debido a problemas de rendimiento. Por otro lado, los consumidores padecen un promedio de 1,5 problemas al día y un 62% declara que teme que el número de fallos aumente, a causa de la proliferación de dispositivos con esta tecnología.

Estas son las principales conclusiones de un estudio desarrollado por Dynatrace en todo el mundo, mediante una encuesta independiente a 10.000 usuarios de distintos dispositivos y servicios IoT, tales como relojes inteligentes, electrodomésticos conectados, asistentes virtuales, coches conectados o termostatos de climatización de hogar.

Los consumidores padecen un promedio de 1,5 problemas al día y un 62% declara que teme que el número de fallos aumente”

De hecho, según el estudio, y haciendo referencia a los fallos en la tecnología de los hogares inteligentes, el 73% de los consumidores teme quedarse encerrado en casa o no tener acceso a ella, a un 68% le preocupa no ser capaz de controlar la temperatura ambiente, a un 64% no tener capacidad para controlar las luces y un 81% declara que le preocupa que los fallos en los medidores IoT del hogar puedan crear sobrecargas de gas o electricidad.

Según Dynatrace, estos datos muestran a las compañías que están desarrollando estrategias IoT que es clave controlar dos aspectos críticos: el primero, la necesidad de escalar la complejidad de las tecnologías gracias a las nuevas tecnologías cloud y los microservicios; y el segundo, la necesidad de construir estrategias de monitorización y rendimiento bien planificadas para asegurar una buena experiencia por parte de los usuarios.

El 84% de los usuarios declaran que no usarían automóviles sin conductor debido al temor de fallos del software”

Según Dave Anderson, experto en rendimiento digital y coordinador del estudio, “la tecnología que hay detrás de cada dispositivo conectado es extremadamente compleja. Si bien las empresas suministradoras ya están luchando con la complejidad que representa la nube, IoT magnifica esto mil veces debido a sensores, ingentes masas de datos nuevos o cargas de trabajo en contenedores dinámicos”.

IoT en la asistencia sanitaria

Otra área de gran preocupación para los consumidores como consecuencia de fallos de rendimiento de la tecnología IoT es la de la salud. El 62% declaró que no confiaría en dispositivos IoT para la administración de medicamentos y esta desconfianza se dispara hasta un 74% para los consumidores mayores de 55 años. También mostraron preocupación sobre el uso de dispositivos para controlar los signos vitales, como la frecuencia cardíaca o la presión arterial. De hecho, el 85% así lo expresó ante la posibilidad de fallos de rendimiento, ya que podrían verse comprometidos los datos clínicos.

Fuente: computing.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.