¿Qué visión tiene negocio de IT?

Las empresas se enfrentan al reto de lanzar al mercado nuevos productos antes y mejor que la competencia. El Departamento de TI debe apoyar esta tarea mediante un alineamiento completo con la estrategia empresarial. Para ello, debe ser percibido por la organización no cómo un área que impide dicha estrategia, sino como un ‘facilitador’ de la misma.

En Penteo hemos analizado la visión del directivo respecto a la aportación de las TIC, así como los retos a los que se enfrenta en el contexto actual de bonanza económica que vivimos en España. Hemos preguntado a los ejecutivos, que englobaremos frecuentemente bajo el apelativo de CXO (CEO, CMO, CPO, COO y CFO), por su percepción respecto a la aportación de las TIC en su ámbito de responsabilidad y por la figura del CIO como líder de la incorporación de las TIC al negocio. A continuación, mostramos las principales conclusiones:

1. El optimismo se mantiene, y el crecimiento se consolida

La mejora económica se mantiene en los mismos niveles que el año pasado: mientras que en el año 2016, el 80% de las compañías declaraban tener crecimiento; en 2017, estas suponen un 78%. Es decir, el aumento beneficia mayoritariamente a las que ya crecían el año pasado por el empuje de la mejora económica. Analizando la visión por perfiles, sobre el crecimiento de sus compañías en 2016 y el crecimiento actual, los CEO (Chief Executive Officer), CMO (Chief Marketing officer) y CPO (Chief People Officer) son los directivos más optimistas. Entre los más pesimistas, se encuentran los CFO (Chief Financial Officer) y el CIO (Chief Information Officer). Sobre todo, este último, ya que solo el 63% de los encuestados considera que su compañía crecerá en 2017.

2. Opinión dispar del Negocio sobre la contribución de TI

Existe una divergencia clara entre los directivos de negocio (CEO, CMO, CPO), que tienen una visión bastante más estratégica de las TIC, y los CIO, con una visión menos relevante. Los resultados indican que el CIO aún tiene que convencerse de la importancia de su departamento como palanca de transformación del negocio y dejar de verse solo como un mero proveedor de servicios o tecnología. Destaca que la concienciación entre los directivos de negocio crece y mejora respecto al año anterior en todos los perfiles, revelando un convencimiento creciente sobre dicha contribución de TI.

3. La satisfacción con las TIC se degrada año tras año

La satisfacción del negocio con las TIC se ha ido degradando año tras año (es uno de los indicadores que en Penteo se mide regularmente), lo que constituye una señal de alerta para el CIO. Los principales motivos de insatisfacción residen en el rol reactivo del DTIC en las compañías, que van en muchos casos a remolque de las necesidades de negocio y en la lentitud a la hora de aportar soluciones en unos plazos razonables. Ambos motivos están presentes en más de la tercera parte de los directivos que han respondido. Por otro lado, no hay dudas entre los directivos de negocio, sobre la profesionalidad del CIO y su equipo, y de la involucración y participación con el negocio.

4. El CEO espera al CIO fuera de su zona de confort

Los CEO tienen una creciente apetencia por el gasto TIC y, además, esta es superior a la apetencia declarada por los CIO. Los directivos tecnológicos son más conservadores que sus CEO; no obstante, este hecho representa una estupenda oportunidad para asumir más riesgos y plantear proyectos que apoyen de verdad la competitividad de su compañía. Hay una buena predisposición a la inversión TIC, y el CEO espera esa contribución.

La oportunidad que tiene el CIO es conseguir generar confianza en que la aportación futura de las TIC pasa por su capacidad transformadora del negocio

5. El valor futuro de las TIC pasa por su capacidad transformadora

Al preguntar a las compañías analizadas cuál deberá ser la aportación futura de las TIC en las empresas, y dónde están los principales nichos de aportación de valor para la tecnología, lo que vemos es que los directivos de negocio creen que actualmente las TI no están teniendo un impacto directo en ámbitos clave de la transformación digital. La percepción es que la aportación se está produciendo básicamente en aspectos de eficiencia de operaciones, mejora de la toma de decisiones y la adaptación continua al mercado del negocio. Todos estos ámbitos, considerados en su justa medida, hace años que son objeto de mejora por parte de las TIC. La oportunidad que tiene el CIO es conseguir generar confianza en que la aportación futura de las TIC pasa por su capacidad transformadora del negocio y, en concreto, en la generación de nuevos modelos de negocio y nuevos productos. La contribución de la eficiencia al negocio se da por superada y no será el mayor factor de contribución a negocio en el futuro.

6. Impulsar la digitalización como principal prioridad DTIC

 CEO y CIO coinciden en que su agenda debe incluir el impulso a la digitalización. En relación con otros años, se está produciendo una convergencia en la opinión de ambos directivos. La misión de las TIC debe ser aportar transformación y habilitación de capacidades para el negocio, y todo ello en pro de la mejora competitiva. Otros aspectos, como la optimización de los servicios y la gestión eficiente de los recursos no se deben perder, pero no preocupan tanto al comité de dirección.

7. El plan estratégico digital sigue siendo la asignatura pendiente

La opinión de los ejecutivos de negocio en cuanto a los pasos que se están dando para afrontar la transformación digital en sus compañías muestra que el CIO y el equipo TIC son los empleados que mejor adaptados están. Por el contrario, el CEO es especialmente crítico con los directivos de negocio y el resto de empleados de la compañía. Más que una crítica al grupo, creemos que se trata de un descontento con la cultura de innovación y de adaptación al cambio que se encuentra instaurada en las compañías españolas. Todos los directivos deben aportar luz y concreción para ser capaces de definir un plan estratégico que integre objetivos y sea asumido por parte de toda la compañía. Es preciso crear, compartir y extender en la compañía una visión digital. Las conclusiones de nuestra investigación muestran que el CIO deben ser aún más proactivo en su esfuerzo por alinearse con el negocio y plantear proyectos que apoyen la creación de nuevos modelos de negocio e incrementen la competitividad de su compañía. Mejorar el posicionamiento de TI frente a Negocio será uno de los retos principales del CIO para el año próximo y no hay duda que impulsar la digitalización contribuirá a alcanzar este objetivo.

Fuente: computing.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.