Periodistas que trabajan para Facebook en combatir las «Fake news» denuncian la doble moral de la compañía.

«Nos han utilizado para ejercer de relaciones públicas en momentos de crisis», asegura Brooke Binkowski, exeditora de Snopes. «No se están tomando nada en serio. Están más interesados en venderse bien. No les importa», asegura.

Facebook, a raiz de la injerencia rusa en las elecciones de EE.UU. en 2016, se ha centrado -o eso ha asegurado- en luchar contra las « fake news». Ha lanzado nuevas herramientas y creado un equipo exclusivo que se dedica a rastrear todo lo que sucede en la red social para que no se vuelva a repetir el escándalo de las informaciones falsas. Sin embargo, parece que la compañía no ha hecho tanto como parece. «No se lo están tomando en serio. No les importa», ha asegurado Brooke Binkowski, exeditora de Snopes, un sitio de verificación de datos que se ha asociado con Facebook durante dos años para ayudarle en su misión, en una entrevista a « The Guardian».

Según informa el diario, los periodistas contratados por Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, para ayudar a solucionar el problema de las «fake news» han perdido la confianza en la plataforma. Fue a raíz de las elecciones estadounidenses cuando la compañía empezó a establecer ciertas alianzas con los medios de comunicación para que les ayudaran a identificar noticias falsas y limitar su difusión por la red social. A día de hoy, Facebook tiene más de 40 socios de medios en todo el mundo, incluyendo Associated Press, PolitiFact y el Weekly Standard.

Los profesionales que trabajan como verificadores de datos de Facebook aseguran que la compañía ha ignorado sus preocupaciones y no ha utilizado su experiencia para combatir realmente la desinformación, según recoge «The Guardian». De hecho, la alianza de Facebook con los periodistas «ha producido resultados mínimos» por lo que los reporteros «han perdido su confianza en Facebook, que se ha negado repetidamente a divulgar datos significativos sobre los impactos de su trabajo», recoge el diario.

«Básicamente nos han utilizado para ejercer de relaciones públicas en momentos de crisis», asegura Brooke Binkowski. «No se están tomando nada en serio. Están más interesados en venderse bien y pasar la pelota … Claramente, no les importa», asegura.

Aunque «The Guardian» recoge que algunos peridiodistas están satisfechos, «otros socios dijeron que los resultados no estaban claros y que estaban cada vez más resentidos con Facebook», especialmente a raíz del escándalo con George Soros y Sheryl Sandberg.

«Vale la pena preguntar ¿cómo tratan las historias sobre George Soros en la plataforma sabiendo que específicamente les pagan a las personas para que intenten vincularlo con los enemigos políticos?», planteó un verificador actual de Facebook. Otro verificador de datos que ha trabajado durante mucho tiempo en la asociación de Facebook dijo que estaban desmoralizados: «Son una empresa terrible y, a nivel personal, no quiero tener nada que ver con ellos».

Binkowski, quien dejó Snopes a principios de este año y ahora dirige su propio sitio de verificación de datos, ha asegurado al diario que que la asociación de Snopes con Facebook «rápidamente se volvió contraproducente». De hecho, asegura: «Creo firmemente que están difundiendo noticias falsas en nombre de potencias extranjeras hostiles y gobiernos autoritarios como parte de su modelo de negocio».

Facebook no da datos

Binkowski ha asegurado que, al menos en una ocasión, parecía que Facebook estaba presionando a los reporteros para que dieran prioridad a la información errónea que afectaba a los anunciantes de la red social: «Ya no estás haciendo periodismo. Estás haciendo propaganda».

Además, una vez que Snopes se convirtió en un socio oficial de Facebook, hubo un aumento notable en el acoso online, las amenazas de muerte y los ataques de usuarios de extrema derecha y conservadores que acusaron a los verificadores de hechos y a Facebook de tener un sesgo y una agenda de izquierda, según asegura Binkowski. Cuando informaron a Facebook de ellos, la compañía les dijo que asumieran la culpa.

Facebook informó que la verificación de datos por parte de terceros es una parte de su estrategia para combatir la información errónea, y ha afirmado que una calificación «falsa» hace que un artículo tenga una clasificación más baja en noticias, lo que reduce las vistas futuras en un 80% en promedio. Sin embargo, la compañía se ha negado a divulgar públicamente cualquier información que respalde estas afirmaciones, recuerda «The Guardian».

Un verificador que actualmente trabaja con Facebook dijo que el proceso en general es demasiado lento y que a menudo las verificaciones llegan demasiado tarde: «Cuando nos llega, ¿cuántas personas ya lo han visto?».

Fuente: abc.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.