OPINIÓN: El boom de Zoom

Estamos en la edad de oro de la videoconferencia y Zoom es la estrella revelación. Por Rufino Contreras.

Una cosa tengo por muy cierta: la mayoría herramientas tecnológicas que uso las elegí empujado por que las usaban otras personas. Raramente fui yo quien investigó y buscó la mejor solución para cada caso. Por el contrario, acabé utilizando productos que por arte de lo inefable se plantaron ante mí y caí rendido a sus encantos.

Será por no quedar marginado o por no tener valor de plantar cara a las grandes corrientes, pero el caso es que aquí estoy (estamos) usando las mismas tecnologías y dando pábulo a los monopolios de facto. Un caso paradigmático fue Google. En esos tiempos había un batiburrillo de buscadores, (Altavista, Yahoo, Crawler…) y cada cual optaba por su motor de búsqueda que lo identificada. De pronto, apareció Google y entonces una marea multicolor se apoderó de las pantallas, y poco más hubo que decir. Solo Bing de Microsoft trata en vano de quitarle el reinado y lo hace al amparo de todo su arsenal ofimático.

De pronto, apareció Google y entonces una marea multicolor se apoderó de las pantallas”

Luego ha ido pasando con Word (solo inquietado por Google Docs o LibreOffice), como el estándar de la escritura o Excel en las hojas de cálculo. Facebook, Twitter o Linkedin también reinan en las redes sociales, aunque este ámbito es más resbaladizo y TikTok o Instagram se coronan como las apps de la gente más guapa. Con WhatsApp ni hablamos, como un virus lingüístico se apoderó de las conversaciones, hasta tal punto de que el que no lo usaba era algo menos que un ignorante y un cerrado mental ajeno al progreso.

Y ahora es Zoom el que causa sensación. Apenas dos semanas antes del confinamiento me convocaron a una entrevista con Zoom y tuve reparos por cierta inseguridad. Ahora, desayuno Zoom casi todos los días y me desenvuelvo en él con naturalidad, Ya está en nuestro lenguaje palabras como VPN, Teams o webinar. Y cuando miro mi móvil, me pregunto que nuevo fichaje tecnológico será el siguiente, sin el cuál ya no pueda vivir. Lo espero con ansiedad. Y seguramente sus desarrolladores sueñan con alcanzar este olimpo de la gloria digital.

Fuente: computing.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.