“Los costes de equivocarse en ciberseguridad nunca han sido tan altos”

El ‘ransomware’ se destaca como una de las amenazas más peligrosas, tanto que puede dejar a llegar fuera de mercado a las empresas, tal y como se ha puesto de relieve en el evento ‘Sophos Day 2020’.

La COVID-19 ha impactado en el comportamiento de los ciberdelincuentes “de una manera alarmante”. Así lo ha asegurado Kris Hagerman, CEO global de Sophos, durante la celebración del Sophos Day 2020. “Nunca han sido más activos y agresivos”. De entre todas las amenazas, el directivo ha destacado el ransomware, uno de los más exitosos y que se está volviendo más agresivo, generalizado y sofisticado. Actúa tanto en grandes empresas pidiendo rescates multimillonarios –Maze exigió 15 millones de dólares a una empresa a pesar de no lograr cifrar sus archivos-, como en las pymes -Darma es una de las familias más lucrativas y demanda 8.600 dólares de media-.

Asimismo, y aunque la nube es un impulso para la innovación, el ransomware también es una de las amenazas más denunciadas en este entorno, según datos de los laboratorios de investigación de la firma. Y, una encuesta interna ha revelado que el 51% de los preguntados reconoce haber tenido al menos un incidente grave por este ataque, y el 70% alguna brecha en la nube, la mayoría relacionada con el robo de identidades. “Los costes de equivocarse en una estrategia de ciberseguridad nunca han sido tan altos”, ha apostillado el directivo.

Hagerman ha aconsejado a las compañías invertir en prevención, entrenamiento y seguridad avanzada que se base en la sincronización, la adaptabilidad y la predictibilidad con tecnologías capitales como la inteligencia artificial y el machine learning. También ha insistido en la necesidad de la monitorización permanente. “Estamos de lleno en una carrera entre buenos y malos y un ataque exitoso puede dejar a una empresa fuera de mercado”.

“La ciberseguridad es un deporte interactivo”

A nivel global, Sophos prevé facturar 900 millones de dólares en este año fiscal, cuenta con 450.000 clientes y, de media, sus soluciones crecen en ventas un 30% interanual. Y, en España, según ha contado su country manager para Iberia, Ricardo Maté, este año fiscal sumará 2.500 nuevos y la facturación durante el primer semestre ha repuntado un 23%. 

Maté cree que la crisis del coronavirus ha acelerado dos o tres años la transformación digital y que la ciberseguridad cobra más importancia que nunca. “Los ciberdelincuentes campan a sus anchas y se dirigen a todos los sectores”. Por ello, ha dicho, la estrategia de las soluciones de la firma tienen en el foco la sencillez, las personas y la proactividad. “La ciberseguridad es un deporte interactivo y proactivo; los ‘malos’ sofistican sus métodos continuamente”.

Fuente: cso.computerworld.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.