“Facebook ha tenido una puerta abierta a nuestras conversaciones durante años”

Ana Aldea, responsable global de Datasocial, expone los cambios de privacidad que pretende dar la red social dirigida por Mark Zuckerberg.

Mark Zuckerberg pretende reinventar Facebook de una manera radical. Quiere que la privacidad sea la enseña de su plataforma. Para ello, estimulará el fomento de las interacciones personales, y no grupales, y de la seguridad en las conversaciones. “Es un anuncio revelador, como si una compañía de venta de armas dice de un día para otro que lo deja y que se va a dedicar a la paz mundial”, asegura Ana Aldea, responsable global de Datasocial. Y es que la red social lleva sorteando durante más de dos años escándalo tras escándalo. El más abultado, el de Cambridge Analytica, por el que más de 50 millones de datos de usuarios fueron robados y utilizados para influenciar campañas políticas como el Brexit en Reino Unido o las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016.

Para Aldea, los cambios, que no tienen aún fecha de ejecución determinada, significan que las comunicaciones pasarán a ser encriptadas, importante para que no haya robos de datos a usuarios, y que ni siquiera Facebook podrá tener acceso a las conversaciones. “Lo cual me parece intranquilizador porque pone de manifiesto que ha tenido una puerta abierta a nuestros mensajes durante años”, apunta.

El viraje, cree la directiva, está auspiciado por una crisis de reputación importante; “que no de modelo de negocio”, puntualiza. También influye la fuerte presión que están ejerciendo las administraciones públicas de todo Occidente con amenazas de grandes multas para la plataforma. No tienen que ver tanto en este tema los usuarios, los grandes afectados, pero que todavía no han tomado conciencia de la importancia que tiene la privacidad en sus vidas. “Me cuesta mucho creer que los usuarios no sepamos que usamos plataformas que no son seguras. No conozco a mucha gente que haya dejado de utilizar Facebook o WhatsApp por problemas de seguridad”. En este sentido, dice Aldea, la sociedad está aprendiendo a utilizar la tecnología, y aunque las redes sociales llevan con nosotros cerca de una década, aún no conocemos conceptos como ‘reputación online’ o ‘imagen digital’. “Ni personas ni gobiernos estamos abordando de una manera seria los problemas de ciberseguridad que tendremos en el futuro”.

¿Nuevo Facebook, nuevos negocios?

En la publicación oficial del blog, Zuckerberg ha dado a entender que su nueva plataforma podría llegar a fomentar nuevos modelos de negocio referidos a los pagos y al comercio online. Aldea asegura que, por lo menos, se van a fomentar las interacciones persona a persona de forma segura. “¿Imaginas que con la crisis de reputación que tiene hoy en día Facebook se pudiera dar lugar a consultas online? Ahora es prácticamente impensable, porque además los datos sobre nuestra salud están especialmente protegidos, pero si el día de mañana es una plataforma segura; ¿por qué no voy a poder hablar con mi médico a través de Facebook o WhatsApp?”.

Aunque la directiva sabe que una crisis como esta no se soluciona en dos días, por lo menos cree que Zuckerberg es consciente del problema. “Pero también creo que lo que le importa a Facebook realmente no es su reputación sino lo que gana a fin de año. Desde luego, las declaraciones son rompedoras, no sé si están motivadas por temas económicos, si se ha caído del caballo y ha visto la luz o si le han dicho: “Oye Mark, tenemos un problema aunque sigamos ganando pasta”.

El otro gran frente que tienen abiertas las redes sociales es el de las fake news, utilizadas también para influenciar eventos sociales importantes. Aunque para Aldea este fenómeno data del Antiguo Egipto: “No sé qué responsabilidad legal tienen por darlas cabida, pero no estoy de acuerdo en culpar a Facebook de que la gente sea idiota, ya lo era antes de que existiera”.

Fuente: cso.computerworld.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.