El miedo a ser descubierto o perder el empleo frenan la denuncia de la piratería.

Un estudio de la BSA dice que, en cualquier caso, un 15% de los trabajadores ya ha denunciado prácticas inapropiadas o ilegales en sus compañías.

Ocho de cada diez (78%) empleados españoles estarían dispuestos a informar sobre prácticas inapropiadas o ilegales en su empresa y, de hecho, un 15% afirma que ya ha denunciado estos comportamientos en alguna ocasión, según un estudio de la BSA, la asociación de proveedores de software que persigue la piratería de programas.

El  estudio, que sale de una encuesta a algo más de 2.000 empleados de pymes de todo el país, también revela que los trabajadores estarían dispuestos a denunciar principalmente prácticas como bullying y discriminación (68%), fraude (58%), malversación (52%), robos de la propiedad empresarial (48%),evasión de impuestos (46%), fallos a la hora de aplicar la regulación empresarial (38%) y prácticas ilegales en el ámbito de TI (30%).

Por otra parte, los resultados de la encuesta de BSA  muestran que prácticamente la mitad (46%) de los trabajadores de pymes creen que el uso de software pirata o sin licencia es una práctica ilegal. El 30% piensan que no es una buena práctica y el 14% que es una conducta poco ética. Además, el 81% cree que las empresas deberían afrontar consecuencias por el uso de software ilegal o sin licencia, principalmente consecuencias financieras (46%). Asimismo, el 27% considera que deberían enfrentarse a consecuencias penales  y el 24% cree que sufrirían algún tipo de daño de imagen o de reputación.

La BSA recuerda que en 2015 se aprobó en España el nuevo Código Penal,que introdujo la responsabilidad penal de las empresas como entidades legales por el  uso de software sin licencia. En este sentido, un 24% de los trabajadores consultados por la BSA ha admitido que se han tomado medidas de control dentro de sus empresas. No obstante, un 20% mantiene que en las suyas nada ha cambiado.

Miedo a ser descubierto o despedido

De acuerdo con el estudio, el miedo a ser descubierto y perder el puesto de trabajo son los principales obstáculos señalados por parte del 38% de los encuestados a la hora de reportar actividades ilegales en las empresas, mientras que el 13% afirma que si creyeran que en sus empresas se llevan a cabo estas prácticas, nada les impediría informar sobre ello. En esta misma línea, el 26% de los trabajadores apuntan que en sus compañías no se les proporciona un proceso interno para poder reportar estas prácticas. 

Sin embargo, el 29% si manifiesta que disponen de un proceso interno confidencial para notificar este tipo de actividades, mientras que el 32% tiene al menos directrices informales o una persona asignada para notificar esta realidad. Además, más de la mitad de los encuestados (55%) creen que no hay suficiente legislación ni salvaguardas para proteger a las personas que alzan la voz para denunciar estas prácticas. Por su parte, el 28% piensa que si las hay.

Un 26% de los trabajadores apuntan que en sus compañías no se les proporciona un proceso interno para reportar casos de piratería

En el caso de los reportes acerca de software ilegal, BSA garantiza total confidencialidad y anonimato para los informantes. Además, la asociación anima a la gente a denunciar la piratería de software, ya sea en relación con empresas que utilizan software sin licencia o con individuos y organizaciones de venta de software ilegal a través de Internet.

Por otra parte, el 56% de los encuestados opina que preferirían no trabajar en compañías que hayan sido juzgadas o sean sospechosas de haber llevado a cabo prácticas ilegales y poco éticas. Aunque un 17% expresa que si se sentirían más atraídos hacia estas empresas, y otro 17% opina que los casos sobre prácticas ilegales en el pasado no influirían en su decisión de trabajo.

Fuente: channelpartner.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.