Eficaces y letales: así son las pistolas 3D que se pueden imprimir desde casa.

«Son funcionales y pueden ser mortales», defienden los expertos a ABC ante la distribución de los planos de todo un catálogo de armas en EE.UU. y que contempla desde rifles a armas de asalto.

Desde este 1 de agosto cualquier persona de forma gratuita puede descargarse los planos de pistolas, rifles o hasta de un fusil de asalto AR-15, para crear su propio armamento tan solo con una impresora 3D. Todo de forma legal y con un potencial real, no como meros artículos decorativos. Esta es la consecuencia de que el gobierno de Estados Unidos llegase a un reciente acuerdo con Defense Distribuited, una organización sin ánimo de lucro y ferviente defensora del uso de armas por parte de la población civil, quien desde hoy ha publicado abiertamente todo su catálogo de armas «Diy» o «hágalas usted mismo». Así es como comienza lo que la propia Defense Distribuited ha calificado como «la edad de las armas descargables».

La polémica viene de lejos. Esta organización ya se encontró con el rechazo de la administración Obama en 2013, cuando fueron prohibidos los diseños e instrucciones de un modelo de pistola, llamado «Liberator», que se podía crear con cualquier impresora 3D del mercado. En ese momento, el gobierno consideró que el hecho de que proliferaran este tipo de armas sin control, sin autorización y sin número de registro, suponía un gran problema para la población, quevive acompañada de sucesos provocados por la liberalización del uso de las armas en EE.UU.

Como reacción, en 2015 era Defense Distribuited quien elevaba una queja por la prohibición de la distribución de sus planos armamentísticos ante el Tribunal de Texas, estado en el que nació la ONG que apoya las armas. Hasta dos jueces federales más afirmaron que los diseños y los manuales violaban las leyes de la exportación de armas de fuego, e incluso el Supremo se negó a escuchar el caso. Pero, contra todo pronóstico -aunque, eso sí, conDonald Trump como presidente-, el gobierno federal acordaba con Defense Distributed el pasado 29 de junio que permitiría hacer públicos en internet los planos de las armas de fuego sin restricciones. Y, además, se pagarán a la organización los costes legales de los litigios mantenidos durante años.

¿Son funcionales estas armas?

Una vez publicados los diseños de estas armas, las siguientes cuestiones son obvia: ¿cómo son de «eficaces» y qué peligro representan? «Son funcionales», afirma rotundo José Ángel Castaño, CEO de 3DLAC, compañía española especializada en la impresión 3D. Castaño recalca que, aunque el debate acaba de saltar a los medios generalistas tras la decisión de la adminitración Trump, la polémica lleva acompañando al sector durante años. «Yo, personalmente, nunca me involucraría en un negocio así, aunque sé que existen diseños íntegramente construidos en impresión 3D que funcionan», señala.

El responsable de 3DLAC explica que el «problema» de este tipo de armas es la durabilidad de los materiales, lo que provoca en la mayoría de las ocasiones que sean de un único uso. «Pero la tecnología va mejorando y cada vez imprimimos con fibras más resistentes, por lo que veo posible que puedan llegar incluso a desarrollarse armas de repetición en un futuro». De hecho, Cody Wilson, cabeza visible de Defense Distributed, ha concedido varias entrevistas en las que demuestra que el poder de estas armas no llega solo a simples pistolas, sino que te puedes construir incluso tu propio rifle.

En cuanto sobre si este tipo de pistolas creadas por algo tan accesible como una impresora 3D (disponibles en el mercado desde apenas unos 100 euros) pueden llegar a ser mortales, Castaño lo tiene claro: «. Solo hay que ver vídeos en internet para saber que eso puede hacer mucho daño y que incluso pueden ser mortales». De hecho, varios medios, como Mashable, han realizado reportajes en los que se puede comprobar la «eficacia» de estos aparatos creados por una impresora 3D.

Aún así, el experto cuestiona la legalidad de todo el asunto. «En principio, tienen permiso para compartir los archivos, pero no se hasta dónde está permitido llevar un arma de ese tipo por la calle en Estados Unidos. En España, aún menos», apunta. De hecho, «Liberator» se pudo descargar sin problema desde cualquier punto del globo y nada parece apuntar a que ahora la historia vaya a ser diferente (si bien en Europa las normas al respecto son mucho más restrictivas).

Condena por parte de 21 estados

Este lunes, los fiscales de 21 estados ponían una demanda conjunta en contra de la decisión del gobierno de Trump. Capitaneados por Bob Ferguson, fiscal general de Washington, alegan que la administración necesita que el Departamento de Defensa firme la decisión, y que el Congreso debe ser notificado con 30 días de anticipación. La decisión también se mantiene (debido a la falta de citas o consultas en el registro) como «arbitraria y caprichosa», y por lo tanto ilegal según la Ley de Procedimiento Administrativo.

Así mismo, enarbolan la Décima Enmienda, que otorga a los estados el derecho a regular las armas de fuego, y los declarantes afirman que la acción federal les priva de este derecho y, por lo tanto, es inconstitucional. «Estas pistolas descargables no están registradas y son muy difíciles de detectar, incluso con detectores de metales, y estarán disponibles para cualquier persona independientemente de su edad, estado mental o antecedentes penales. Si la administración Trump no nos mantiene a salvo, lo haremos nosotros», afirmó Ferguson en un comunicado de prensa.

«La responsabilidad es de los padres, que deben controlar el acceso de sus hijos a internet»

«Con la innovación y tecnología, esto es inevitable y ya iba a pasar, va a haber más maneras de construir armas», aseguró al respecto el director de la organización independiente para el apoyo y la defensa pública internacional Secure Free Society, Joseph Humire, en el canal NTN24, aunque matizó: «No creo que veamos ese tipo de armas utilizadas en masacres o tiroteos porque el armamento impreso en 3D no será muy eficiente o o útil», refiriéndose a las críticas del sector antiarmamentístico de EE.UU., quien argumenta que los últimos sucesos de este calibre implicaron, precisamente, fusiles de asalto AR-15. Humire afirma, además, que el sector armamentístico «es sumamente difícil, si no imposible» de regular, y que el acceso a las armas debe ser responsabilidad de los padres, quienes «deberían controlar el acceso de sus hijos a internet».

Por su parte, Donald Trump afirmó por Twitter -como es costumbre-, que consultaría la medida con la Asociación nacional del Rifle (NRA) sobre la próxima publicación de los planos. «¡No parece tener mucho sentido!», afirmó el presidente estadounidense sin aclarar más detalles.

De momento, el tema de las armas impresas sigue adelante sin que nadie sepa a ciencia cierta cuál será su impacto. Como dato: durante el tiempo que el diseño y los manuales de la pistola «Liberator» estuvieron disponibles en la red, se acumularon 100.000 descargas mundiales. En este caso, estará disponible un catálogo mucho más amplio.

Fuente: abc.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.