Cinco impactos clave de la inteligencia artificial y la nube en la empresa

La inteligencia artificial (IA) se está incorporando rápidamente a las empresas, y esto afectará al 25% del gasto tecnológico de aquí en adelante según Accenture.  Tanto la IA como la automatización funcionan como una pila, dando a los sistemas informáticos la energía necesaria para que las empresas puedan aprovechar todo el valor de la información mediante una rápida y precisa analítica de datos.

Las aplicaciones potenciales de la IA son muy numerosas, y según Forrester en 2018 el 75% de los proyectos de IA pasarán desapercibidos porque fallan a la hora de abordar temas operacionales. ¿Por dónde deberían empezar entonces las empresas?  Aquí hay detallamos cinco áreas clave a tener en cuenta.

  1. Extraer valor de los datos: Vivimos en un mundo donde los datos son muchos y el conocimiento derivado de los mismos se necesita en tiempo real. Mientras esta cantidad de datos sigue creciendo, las nuevas herramientas de IA automatizadas agilizarán la capacidad de encontrar la aguja en el pajar y asegurarse de que se emprenden las acciones apropiadas. Estas herramientas también jugarán un importante papel en la forma en que se gestionan los datos. Asumiendo las tareas de gestionar, parchear y optimizar bases de datos y almacenes de datos, estas nuevas propuestas ofrecerán una disponibilidad, un rendimiento y unos niveles de seguridad sin precedentes con un coste significativamente menor al eliminar los costes del error humano que se derivan de los procesos manuales.
  2. Reequilibrar la guerra cibernética: Otra área en la que los humanos no pueden mantener el ritmo de las máquinas está relacionada con los retos inherentes a la ciberseguridad empresarial. Hay demasiados dispositivos, demasiadas aplicaciones, demasiados usuarios, demasiadas infracciones y demasiados megabytes de archivos para que las personas puedan extraer un sentido de todo ello y reaccionar en un rango de tiempo razonable (en el mundo actual, ese espacio de tiempo podría ser, literalmente, de milisegundos). Las empresas necesitan confiar en la IA y la automatización para mejorar la detección, prevención y respuesta a los agujeros de seguridad, las anomalías de rendimiento y las vulnerabilidades. Solo utilizando máquinas para luchar contra máquinas las empresas serán capaces de volver a priorizar y volver a pensar sobre cómo defienden su información.
  3. Lograr la excelencia operacional: Las empresas se encuentran cada vez bajo más presión para reducir el time-to-market de nuevas aplicaciones y servicios. Al mismo tiempo, están sobrepasadas por la naturaleza distribuida y el volumen de sus sistemas operacionales, y su formato de silos está lastrando su capacidad para tomar buenas decisiones, abordar problemas o impulsar la colaboración transversal. La nube, aunque simplifica las cosas en ciertas áreas, ha añadido una dimensión extra, haciendo que sea cada vez más difícil para los equipos de TI optimizar los sistemas empresariales y evitar fallos catastróficos. La IA puede automatizar los numerosos requerimientos de monitorización y control necesarios para que los sistemas empresariales funcionen de la mejor manera, ayudando a identificar anomalías que los equipos humanos hubieran pasado por alto y permitiendo nuevos niveles de optimización.
  4. Elevar el rendimiento empresarial: Las capacidades de IA embebidas en las aplicaciones empresariales core están ayudando a que el proceso de toma de decisiones sea más simple y eficiente para los profesionales de toda la organización. En Finanzas esto tiene el potencial de mejorar actividades como negociaciones con proveedores, especialmente en momentos como el reporting de fin de trimestre, cuando las empresas se centran en optimizar las necesidades de cash flow y en el equilibrio de costes. En Recursos Humanos, los reclutadores serán más capaces de identificar los mejores candidatos en el menor tiempo posible. Por su parte, para los profesionales de marketing, la inteligencia artificial ya se está utilizando para ayudar a gestionar campañas más personalizadas con las mejores ofertas.
  5. Charlar y conversar: un buen campo para empezar con la IA son los chatbots, especialmente si tenemos en cuenta la importancia creciente de la experiencia del cliente, que será un competitivo campo de batalla en 2018. Las nuevas plataformas de IA hacen que sea rápido y fácil construir y entrenar bots inteligentes sin la necesidad de habilidades especialistas en IA.

Conclusión

Sin duda, la inteligencia artificial será un elemento cada vez más importante en el entorno empresarial, y no es algo que podamos ver desde la barrera. Teniendo en cuenta que los beneficios de la IA son realmente muy sencillos -velocidad de automatización y capacidad para tomar mejores decisiones-, si el vecino toma una decisión mejor que tú, y lo hace más rápido, te dejará atrás. No puedes permitirte sentarte y esperar.

Por Mar Montalvo, Directora de Desarrollo de Negocio, Big Data y Analytics, Oracle Ibérica.

Fuente: computing.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.