Azure Quantum: el sistema de Microsoft para acercarte a la computación cuántica

Esta tecnología está lejos de ser una realidad absoluta, pero promete convertirse en toda un revolución en el futuro.

La computación cuántica es uno de esos avances tecnológicos tan radicales que seguramente cambiarán el mundo tal y como lo conocemos. Eso sí, todavía no hemos llegado a ese punto y quedan años de desarrollo para que lo veamos a nivel consumo sustituyendo el actual sistema binario. Aún así, en algunos cálculos muy concretos, la computación cuántica sí que ha revolucionado algunas áreas que llevaban mucho tiempo bloqueadas por la falta de potencia de la computación tradicional o por su exceso de consumo de recursos.

Empresas como Microsoft ofrecen a través de Azure la posibilidad de asomarse al mundo cuántico sin la necesidad de comprar un ordenador del futuro, para esos problemas que no se pueden resolver de forma tradicional con los ordenadores actuales, y que es posible que el estado prematuro de la computación cuántica pueda solventarlos.

Quantum cuenta con tres áreas básicas de aplicación: optimización de procesos, «machine learning» y simulación cuántica. Los ordenadores cuánticos actuales no son buenos procesando datos, su RAM no es suficiente, por lo que la inteligencia artificial o el big data quedan fuera de su alcance. La IA tan ampliamente utilizada hoy en día en resolver problemas y generar pronósticos, como ha ocurrido en la crisis del COVID-19, funciona mucho mejor en el hardware tradicional.

Microsoft ya acumula unos cuantos casos de éxito a sus espaldas este año. Por poner algún ejemplo, la consultora Jij ha conseguido que su cliente Toyota mejore el tránsito en la ciudad optimizando los semáforos usando Azure Quantum. De esa manera los tiempos de espera de los automóviles se reducen un 20%, lo que implica también menos emisiones y menos contaminación atmosférica. Es un buen ejemplo de una de las áreas de las que hablábamos anteriormente, la optimización. El hardware tradicional tiene un límite de número de semáforos que puede optimizar en una ruta, pero no el Quantum.

Otra de las áreas de uso de la computación cuántica es la simulación. La empresa OTI es capaz de diseñar nuevos materiales simulando la interacción de diferentes moléculas, usando QIO o optimización inspirada en cuántico. De esa manera no crean nuevos materiales por investigación, como hasta ahora, sino más bien los diseñan dependiendo de sus necesidades. Hacer una simulación de tres moléculas hasta este momento era imposible para el hardware tradicional, proceso necesario para que OTI sea capaz de crear nuevos materiales de forma barata y eficiente, eliminando el cuello de botella de la computación tradicional. La optimización del uso Microsoft Azure permite que en vez de usar 58.000 variables, la simulación pueda funcionar sólo con 132 al funcionar de forma nativa.

La computación cuántica todavía tiene un largo recorrido para sustituir la binaria actual, pero ya hay campos donde sobresale. Seguramente, según vaya mejorando el hardware, la aplicación de esta tecnología se trasladará a más ámbitos, pero de momento, Azure Quantum hace que la computación cuántica sea accesible y aplicable para cualquier empresa.

Fuente: abc.es

 

Artículos Relacionados

DEJA UN COMENTARIO:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.